jueves, 24 de mayo de 2012

Corazón emparedado

"Tan solo quiero quererte", por qué todos se empeñan en decir esta frase como si fuera lo más lógico del mundo, es horrible, cuánta presión, no es tan fácil.

Vosotros, personas que teneis esa facilidad tan incómoda de amar no entendeis el sacrificio, no entendeis que la capacidad de amar aunque inherente no está igual de desarrollada en todos. No se os ha ocurrido pensar que quizás solo queramos estar solos, con un brazo sobre los hombros pero solos. Quizás nuestras prioridades, las de aquellos que no podemos entregar nada porque estamos secos, sean diferentes a las que nos inculcó Walt Disney, un genio de los sentimientos, un genio del consumismo, una víctima de sus accionistas.

Pedís perdón, constamente utilizais el drama, la ironía patética de un sentimentalista de tercera "perdóname por quererte, por querer pasar mi tiempo junto a ti", ¿el qué os tenemos que perdonar exactamente? ¿el que seais lo que muchos desean? ¿que tengais la sangre azul y una corona enredada en vuestra perfecta melena? Nosotros somos daltónicos para el azul.

Os daríamos las claves para amarnos correctamente si las tuvieramos pero si eso fuera posible la existencia de Dios sería imposible y nosotros no tenemos ningún interés en derribar los pilares de la sociedad, solo queremos vivir al margen de ellos.

No, nosotros nunca os amaremos, nos emborracharemos con prepotencia, nos ahogaremos en nuestra ironía,  caeremos del precipicio que se eleva desde nuestra ausosuficiencia obligada, pero nunca, nunca os haremos felices, a vosotros a los que amais por encima de todo, a los que sois mejores, a los que acabareis siendo felicides o infelices, pero al menos sentireis algo.

Nosotros, las piedras inmutables, que en ocasiones se ven humedecidas por la lluvia, que no es más que la triste y momentánea conciencia de nuestra propia situación, os deseamos suerte y os damos las gracias por al menos aunque solo sea por un instante hacernos levantar la vista y ver más allá de la entrada de nuestra oscura caverna.

Nota: "Emparedado, aquello que ha sido encerrado entre paredes, sin comunicación alguna con el exterior".

8 comentarios:

  1. Recuerda que, por muy dura que la pared que envuelve determinados sentimientos, al final cae. Solo es cuestion de tiempo y de la capacidad de derribar barreras.
    PD: Me ha encantado

    ResponderEliminar
  2. ... hasta que te enamoras.

    Hasta que Dios, la casualidad, el destino o el Karma decide que ha llegado el momento de dejar de sentirte conforme, satisfecho y orgulloso de ti mismo, tu madurez, superioridad y autosuficiencia cultivadas durante todos estos años para sacar a la persona que ocupaba ese débil envase de genes llamado 'cuerpo' y sea invadido por otra totalmente distinta, cuyos valores, esquemas, miedos o alegrías son ahora mucho más sencillos, frágiles y humanos.
    Cuando esto ocurre, cuando ese Ente extraterrenal deja caer súbitamente a esa persona en tu vida, te conviertes en lo que verdaderamente eres, en definitiva, lo que somos todos: un mortal más. Impotente. Capaz de llegar a encontrar el superlativo de feliz, así como las ganas extremas de abandonar la partida del juego de su vida. Abandonado en las precarias manos de esa absurda combinación de letras como es la de 'amor'. Pero recuerda que el chiste de todo esto es que no depende de uno mismo, ocurrirá cuando ese Ser tenga el fortuito antojo.


    Y es entonces cuando esta entrada pierde todo su sentido.

    ResponderEliminar
  3. ...a veces tienes que pedir perdon porque hay gente que no quiere que la quieran pero necesita que alguien la quiera. a veces tienes que pedir perdon porque ese amor no es correspondido.

    No hay piedras inmutables...solo piedras que deciden ignorar que como todas las demas piedras, sufren los efectos fisicos de erosion, corrosion...se rompen, se calientan y se enfrian...que sufren no solo las piedras si no todo lo demas...

    En fin, a pesar de no acabar de estar de acuerdo con tu punto de vista, comprendo el porque, y comprendo, creo, el como se siente...creo qeu todos nos sentimos asi a veces...vacios, insensibles...
    Esperemos que tu proxima entrada sea algo mas amena

    ResponderEliminar
  4. Nanete je no creo que estés tan seco ..sino ya no escribirías . De cuando en cuando me paso por acá .No sé si lo que escribes es lo que sucede en realidad ..pero la descripción es buena.

    Al final eso es lo que eres : Un escritor que por mas emparedado que esté tiene emociones a flor de piel ..todo esta aquí plasmado y por eso lo sé!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces pedimos perdon sin saber exactamente que es lo que se nos tiene que perdonar, pero a veces es bueno hacerlo de todos modos. Incluso aquellas cabezas que llevan corona lo aprecian.
    Un saludo =) Pasate cuando quieras por mi blog.

    ResponderEliminar
  6. No puedo creer que hace tiempo no entraba a leerte y me doy cuenta también de que ya tienes tiempo sin escribir.

    Vuelve!

    ResponderEliminar
  7. Nanete! Cómo ha cambiado tu blog, espero que sigas siendo ese príncipe blanco aún que a los dos nos gustaba pues el azul desteñía, ¿recuerdas?
    Sigues escribiendo igual de bonito e igual de genial que siempre, eso no cambia nunca.
    Besos de una blogger muy antigua que te acompaña desde hace mucho.

    ResponderEliminar