miércoles, 22 de octubre de 2008

Y tú, radiador ¿me escuchas?


¿Te puedo contar una cosa? Sí, verdad. A que sí puedo. Bueno ya sabía que no te ibas a negar a mi espectacular encanto jaja. Para encanto el tuyo. Anda sonríeme de verdad, venga hazlo por mí, pero que sea una sonrisa de verdad, mirándome a los ojos, o con ese aire tan bien estudiado de inocentón, lo que sí que te pido es que no sigas mirando al frente con esa especie de mueca mientras que yo hablo –falso, que eres un falso y creo que no te das ni cuenta, pero es que lo eres y mucho- .
Pues mira simplemente era decirte que me gustas, y me gustas mucho. A ver, que sí, que es raro, pero tú ya sabías que yo muy normal como que no soy, y en cierta manera ahí está la cuestión de mi impertinente simpatía. ¿Que no te diga estas cosas? Y por qué no iba a decírtelo, yo soy así, y voy a seguir siéndolo. ¿Siempre que pasemos por la tiendecita tienes que soltar una de tus tonterías? No me evites, no es para tanto –lo que me irrita esto y lo que te gusta que me irrite pedazo de energúmeno emocional-. Y sabes qué es lo mejor, que en la próxima calle ya habremos llegado a tu portal, tendremos una despedida un tanto idiota como casi todos los momentos que pasamos asolas, después tú subirás, yo seguiré caminando y daré un puñetazo al primer árbol como siempre sin saber si te has fijado o no –me pregunto si has acelerado el paso a propósito o quizás sea sólo la tensión de la escena- preguntándome que pasaría si te lo pidiera. ¿Que te pidiera el qué? Pensaba que estaba claro. Pues subir contigo, que me abraces, que me digas que todo va bien, que me lleves a tu habitación, que pongas música, que hablemos de lo que te preocupa –pero que tonterías digo, cómo te va a preocupar a ti algo, que lo tienes todo-, que me hagas parte de tu vida.
¿Una locura?¿Una esquizofrenia? Pues sí, seguramente, no te falta razón, más de una vez lo he reconocido y me tocará volver a reconocerlo –tienes que ponerme tu brazo alrededor del cuello y estrecharme contra tu cuerpo, tenías que hacerlo, claro eso no falla, conmigo nunca te ha fallado-. Cómo lo aguantaré, no tengo ni la menor idea, pero por un minuto de felicidad se soportan muchas cosas.
¿Me puedes sujetar la chaqueta un momento? Muchas gracias –lo que ya he dicho, un falso de remate-. Bueno pues aquí estamos, es divertido ¿verdad?, cuanta tensión flota en el aire –ahí vuelve hacer aparición la sonrisita de “saco las llaves cuanto antes y me voy”-. Vamos, vete, si lo estás deseando y a mí todavía me queda camino hasta casa.
¿Qué entre?¿Cómo que entre? –eres jodidamente traumático- Acaso es que quieres cumplir mis sueños, mis fantasías, mis quimeras. Venga ya, ahora no me voy a poner a explicarte que es una quimera, sabes que no me gusta saber una palabra que tú no entiendas, y mucho menos tener que explicártela –es totalmente infantil, pero me sienta muy mal, me hace sentir estúpido, por irónico que pueda parecer-, sabes perfectamente que significa, sólo te gusta enredar. A mi me gusta jugar, y no estoy seguro de que estés accediendo a las normas del juego, simplemente no sé si quieres jugar conmigo.
¿Lo sabes, verdad, sabes que te odio por querer jugar justo ahora? Justo ahora que me tengo que ir a estudiar historia. Adiós.

4 comentarios:

  1. Pasa de la historia pero ya.

    Como decía Joaquinito, "porqué comerse un marrón si la vida se luce poniendo ante tí un caramelo".

    Daemonicus, de Psicodelirium.

    ResponderEliminar
  2. Muchas graciaass, me encanta que me comente alguien mayor que yo, noto la experiencia y la agradezco. He interpretado la frase de dos maneras distintas.

    Y añado: "La vida es tan solo una mierda con colonia"

    P.D. fuera humildad, me encanta como me ha quedado esto :D, se sale de lo que es mi estilo (si es que tengo claro)

    De nuevo gracias, no sé muy bien porque pero me ha ayudado mucho el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Me alegro que te guste mi blog.

    A mi el tuyo me ha resultado fantástico. Y me ha encantado la historia de relatar esta historia.

    :-)

    Espero volver a verte en mi blog.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Eso no lo dudes.

    Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar